sábado, 12 de mayo de 2018

Desfiladero de las Palancas.


Descripción de la ruta:
Landraves – Pradilla de Hoz de Arreba
16 km.
Partimos del pueblo de Landraves descendiendo hacia el arroyo de la Serna. En el merendero tomaremos una pequeña senda que nos lleva por la orilla derecha entre bosque de ribera y prados hacia el desfiladero.
Desfiladero de Las Palancas:el recorrido se interna en un conjunto de estrechas gargantas por las que el arroyo de la Serna ha sido capaz de atravesar la roca caliza. El primero de los desfiladeros se estrecha hasta que los verticales paredones, en algunos puntos alcanzan cerca de cien metros de altura, unas piedras extratégicamente situadas permiten continuar la marcha y acceder a una zona más ancha en la que el camino asciende unos metros.
El desfiladero se vuelve a cerrar para convertirse esta vez en una angosta garganta de inverosímiles dimensiones  -200 metros de largo, más de 100 de alto y sólo cuatro de ancho. Ahora sí que es necesario remontar la corriente del arroyo saltando de piedra en piedra. En la base del acantilado todavía son visibles las muescas talladas en la roca para sostener las palancas, de ahí el topónimo, de una desaparecida pasarela de troncos.
El final del desfiladero de Las Palancas viene marcado por una portilla metálica que permite al caminante internarse, ya por un terreno más abierto. Para continuar la ruta es preciso tomar la ancha pista de tierra que se dirige hacia Munilla. 
En Munilla nos encontramos junto a unos corrales abandonados un humilladero. Nos desviaremos por la pista de la izquierda para subir al montículo próximo donde se pueden observar una necrópolis medieval. Volvemos al humilladero y tomaremos una senda que nos sube rodeando los corrales (hay que tomar la izquierda) y por un precioso bosque de robles subiremos hacia el portillo del Soto (hay una puerta metálica)


Nada más superar el Portillo se debe tomar un sendero marcado que desciende entre los quejigos hacia Hoz de Arreba. A mitad de camino nos encontramos una pradería y desde allí hay un camino carretero en la parte izquierda que nos lleva a la localidad.
            Ahora debemos seguir durante 350 m por la carretera arriba hasta encontrar una pista marcada a la izquierda. Encontramos otro humilladero “Las Ánimas”, tomamos el camino de la derecha que nos llevará a un grupo de casas medio abandonadas. Seguimos subiendo entre los edificios hasta encontrar una pequeña senda (antes de llegar a un enorme contenedor metálico verde) Avanzamos por la senda estrecha, caminamos pero enseguida nos encontramos una bifurcación a la izquierda y unos metros más adelante medio tapada otra la derecha. Ambas dan paso a las dos entradas de la cueva de las Vacas. Visitaremos ambas entradas y podremos ver algunas formaciones kársticas.
Continuamos la marcha por la senda principal que se va haciendo cada vez más ancha. Llegamos a la carretera. Continuamos por la carretera hacia Landraves unos 700 metros en una pronunciada curva debemos tomar un antiguo camino que nos lleva a Pradilla. Este camino nos sube hacia un pequeño paso. El camino no se pierde pero en algunos trozos está cubierto de vegetación. El descenso también se hace por una senda entre quejigos y matorrales. Al final se hace necesario bordear los campos de siembra ya que el último tramo está muy cubierto. El último kilómetro ya lo haremos por los caminos que deja la maquinaria agrícola. Una vez en Pradilla deberemos bajar a la carretera principal donde nos espera el autobús.



No hay comentarios:

Publicar un comentario